Un abuelo cipoleño se convirtió el viernes en el mejor ejemplo de que si se quiere, se puede. Se trata de Héctor Castro Vidal, quien se animó a terminar el secundario, y lo consiguió. Ahora quiere anotarse en los talleres de oficios del colegio industrial y no hay quien lo pare. “Estudiar

Nació y se crió en Chile, en el campo de una zona entre Villarrica y Gorbea en la Región de la Araucanía. Era muy joven cuando conoció a Ana Luisa, con quien tuvo cinco hijos: Héctor, Rudi, Verónica, Marcela y Liliana. La mala situación económica provocó que tuviera que emigrar a la Argentina con 30 años y dejara a su familia del otro lado de la cordillera con esperanzas de ofrecerle una mejor vida.

“Un compadre me invitó y vinimos juntos hasta Bahía Blanca. Allí trabajé en la fábrica, pero llegaron los militares y nos echaron a todos. Nos tuvimos que escapar porque no querían extranjeros en la ciudad. De ahí viajé a Río Negro, donde se comentaba que se podía vivir bien. Comencé a trabajar en las chacras y luego me dediqué a la construcción: fui albañil toda mi vida”, relató Héctor en diálogo con LM Cipolletti.

Vea la nota completa: https://www.lmneuquen.com/egreso-del-colegio-los-86-anos-y-emociono-todos-n671777

Redacción Diario Federal

Por Redacción Diario Federal

Recopilamos y editamos noticias producidas por cientos de medios digitales de todo el país, respetando siempre las fuentes y las autorías originales de esos medios. Ante cualquier consulta dirigirse a redaccion@diariofederal.com