El Congreso de la Nación fue escenario ayer de la inauguración del 138º período de sesiones ordinarias. Allí, el presidente Alberto Fernández brindó un discurso de una hora y 19 minutos ante la Asamblea Legislativa en el que presentó los principales planes del Poder Ejecutivo para este año como así también las medidas que ya se comenzaron a tomar tanto en el ámbito político como en el económico. Además, el mandatario habló de la actualidad del Estado y de la herencia recibida por el pasado gobierno de Mauricio Macri.

En ese momento, los encargados de seguridad y planificación cortaron el tránsito en la zona del Congreso para que ese espacio comience a recibir, media hora más tarde, a los manifestantes convocados por organizaciones sociales, sindicatos y partidos políticos en apoyo a Fernández. Fue así, que a partir de las 9:30 comenzaron a aglomerarse representantes de las dos facciones de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), de los principales gremios de la CGT, La Cámpora, Nuevo Encuentro, Kolina, Unidos y Organizados y Movimiento Evita.

Los legisladores y dirigentes políticos comenzaron a llegar al Palacio Legislativo a partir de las 10, mientras que Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, y Cristina Fernández, vicepresidenta de la Nación y titular del Senado, arribaron al recinto más cerca de las 11. La ansiedad por lo que sería el discurso del presidente y los anuncios que realizaría llevó a que algunos referentes del oficialismo comiencen a anticipar algunas temáticas a tratarse y el tono del mensaje que se iba a dar.

Vea la nota completa: https://www.hoydia.com.ar/politica/66930-nunca-mas-una-deuda-insostenible.html