El éxito de los vinos argentinos alcanzó escala mundial: comenzaron a competir con los grandes jugadores internacionales. Y este avance no fue sólo productivo, técnico y comercial, sino que abrió una nueva opción para el turismo, con la apertura de las bodegas al público. Se dio una explosión del fenómeno de degustaciones “in situ” y recorridos por las viñas.

Y así nacieron los llamados Caminos del Vino. Mendoza tomó la iniciativa siendo la pionera en el circuito. La misión era difícil ya que dentro de la provincia había muchas subregiones que debían unificar criterios. Se comenzó a trabajar en circuitos, señalización y posteriormente se llegó a la conclusión de que también había que desarrollar una estandardización en el nivel de oferta y servicio.

Hoy los Caminos del Vino en la Argentina abarcan más de 200 mil hectáreas y 26 mil viñedos extendidos de norte a sur. Sin dudas la provincia que mejor expresa el concepto es Mendoza. Allí, grandes y pequeñas empresas ofrecen visitas guiadas donde se aprende de elaboración y cosecha. Una de ellas es bodega Vicentín Sottano, enclavada en el corazón de Perdriel, Luján de Cuyo.

Leer nota completa en: https://www.ambito.com/turismo-y-vinos-un-combo-sello-argentino-n5065979

Diario Federal Redacción

Por Diario Federal Redacción

Recopilamos y editamos noticias producidas por cientos de medios digitales de todo el país, respetando siempre las fuentes y las autorías originales de esos medios. Ante cualquier consulta dirigirse a redaccion@diariofederal.com