Desde hace varios días se registra un importante descenso de la cantidad de agua en los saltos del área de Las Cataratas del Iguazú.
La sequía que afecta la zona desde octubre impacta notoriamente al caudal de agua. En los últimos días este descenso pudo verse reflejado en el paisaje, proporcionando una vista diferente al turista, que se impresiona con la naturaleza y la magnitud del caudal de agua que se contempla en el lugar.
Este descenso se debe a la sequía que se vive en el vecino Brasil, la que provoca que las represas generadoras de energía eléctrica mantengan cerradas las compuertas. Esto impide que el agua siga su curso y genera un importante descenso en la altura del río Iguazú, aguas arriba de las Cataratas.
Normalmente el río Iguazú superior en el puerto de Andresito alcanza 1 metro de altura, pero desde hace ya varios días su altura es de 20 centímetros. Esta bajante se ve reflejada en la cantidad de agua que se desploma en los 275 saltos de Cataratas.
No obstante, pese a la disminución del caudal de agua en los saltos, los turistas continúan visitando el atractivo y resaltan los paisajes que se pueden contemplar con los paredones de piedra a la vista en muchos de los saltos donde escasea el agua.

Nota completa en: https://www.elterritorio.com.ar/la-sequia-y-las-represas-de-brasil-modifican-el-paisaje-en-cataratas-61625-et