La sequía, las quemazones y el frío azotan a los pequeños productores del departamento General Donovan.

‘La sequía que estamos atravesando desde hace un tiempo nos castiga mucho y los pocos días de frío riguroso que tuvimos arruinaron las pasturas naturales, sin dejar de lado la quemazón de campos que casi siempre son provocados por la mano del hombre‘, sostuvo la presidenta del Consorcio Productivo de Servicios Rurales N°40, ingeniera agrónoma Elisa Delgado.

La sequía ocasiona inconvenientes y los productores buscan alternativas para poder alimentar a los animales.
Algunos ganaderos previsores compraron semillas de algodón y algún forraje para alimentar el ganado, pero no ‘todos están en situación económica holgada para poder hacerlo‘, dijo y agregó que ‘si bien el monte provee de algo de alimento para animales actualmente no queda suficiente‘.

La ingeniera destacó que están tratando de hacer un manejo de monte para recuperar la pastura natural. ‘En la zona se dejó de sembrar algodón hace mucho tiempo y los lotes fueron invadidos por especies llamadas plagas que son leñosas y difíciles de erradicar, que no son buenas para el ganado, ni permiten el crecimiento de las pasturas‘.

‘La presidenta del Instituto de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar (Idraf), Mónica Pereyra, y el coordinador Juan Benítez visitaron la zona en varias oportunidades, se interiorizaron de los problemas de los socios y para poder ayudar a los que necesitan se realizó un relevamiento pormenorizado de datos de los pequeños productores para evaluar junto a su equipo técnico la situación actual de cada familia‘, comentó.

Los primeros resultados de esos estudios muestran la ‘falta de infraestructura para abastecer de agua a las familias y a la producción, la electrificación rural, deterioro de los caminos vecinales y la tenencia de la tierra, entre otros inconvenientes‘.

‘Algunas medidas urgentes que ya se están tomando son la asistencia con semillas, la idea es que los productores cultiven sus huertas no solo para consumo familiar, sino también para comercializar e incentivar la cría y venta de aves de corral, cerdos, ovejas y chivos, aparte del ganado mayor‘, dijo.

Agregó que ‘también se está gestionando a través de programas especiales de infraestructura para abastecer de agua a las familias. También, desde distintas líneas económicas poder aliviar el impacto de la tremenda crisis que está atravesando todo el país y nuestra zona en particular a raíz de la pandemia por coronavirus‘.

‘Reconocemos que desde la gestión de Mónica Pereyra los fondos de coparticipación para los consorcios se vienen recibiendo en tiempo y forma, de tal manera que se puede contar con los recursos necesarios para sostener la asistencia a socios‘, sostuvo la profesional.

‘El Idraf cuenta con personal en el territorio, grupos técnicos, ingenieros agrónomos, veterinarios, delegados zonales que asisten permanentemente a los productores en todo lo que sea planificación de la producción hasta la comercialización‘, dijo.

‘Valoramos el apoyo que brinda el Ejecutivo provincial a través de Idraf buscando promover el arraigo a la tierra, mediante la mejora de la calidad de vida de cada familia agropecuaria, contando con el empeño el compromiso y el trabajo de los productores que deben acompañar la gestión‘, comentó. ‘La comisión directiva del Consorcio Nº 40 se involucra en la actividad agropecuaria para brindar más y mejores servicios a las familias rurales‘, añadió.

También destacó la colaboración permanente de Consorcio Caminero Nº 102 de Makallé para el arreglo de los caminos vecinales y una mención especial a la Municipalidad de La Escondida a cargo del intendente Francisco Winnik que ‘siempre colabora y al equipo de trabajo que siempre lo acompaña‘, finalizó.

https://www.diarionorte.com/195143-la-sequia-y-los-incendios-azotan-a-los-pequenos-productores