Se trata de la comunidad Catalán, ubicada en Aluminé, donde la cuarentena les impidió salir a abastecerse de madera para las fogatas. Ahora trabajan contra reloj antes de las nevadas.

El sistema educativo prendió las alarmas del coronavirus en la Comunidad Mapuche Catalán cuando suspendieron las clases a nivel nacional y les propusieron un escenario conocido: la cuarentena. “Acá hay muchas casas que pasan aisladas en los inviernos porque la nieve les tapa todos los caminos”, describió el líder Vidal Catalán y explicó a LMN: “Acá no hay casos de COVID-19, pero el problema pasa por el frío”.

Esta comunidad mapuche se encuentra en el departamento de Aluminé, entre el Lago y el Río Aluminé. El lonco, que asumió hace un año y medio su cargo, tiene 36 años y relató: “La cuarentena nos agarró en el momento en que salimos a recolectar la madera para pasar el invierno”.

“Veníamos arrastrando algunas problemáticas y el coronavirus las agudizó, pero el que más nos sigue preocupando es el tema de la leña”, comenzó el líder y explicó: “A mediados de marzo nos mandaron a encerrarnos en nuestras casas y tuve que exigir a los del Comité de Emergencia para que nos habiliten salir a buscar madera para poder sobrevivir a la época fría que se viene. El de Aluminé lo aprobó con algunas recomendaciones: poder salir solo tres personas por familia, con tapabocas y mantener la distancia social”.

Vea la nota completa: https://www.lmneuquen.com/la-comunidad-aislada-antes-tiempo-la-pandemia-que-ahora-no-tiene-lena-el-invierno-n708919