El peor año electoral de la oposición en Santa Cruz / Por Roberto Torres

Como en toda elección, hay ganadores y perdedores. Los comicios del pasado 11 de agosto y los del más reciente 27 de octubre, dejaron en evidencia la supremacía electoral del justicialismo en Santa Cruz. ¿Pero esto fue por mérito propio del PJ, o por los errores cometidos por la UCR y sus aliados electorales?. La respuesta es inequívoca: un poco de cada cosa.

Si algo logró el justicialismo en Santa Cruz a lo largo de los años, fue no perder nunca su condición de favorito como protagonista de la gobernabilidad. Algunos le llaman “el voto histórico” que en cada comicio prevalece e inclina la balanza electoral. Sin embargo, sería demasiado superfluo analizar los resultados electorales del PJ tan sólo por el arraigado voto peronista, puesto que en el escenario provincial cambiaron los nombres y también los protagonistas.

En las legislativas del 2017, en el peor escenario económico que afrontaba Santa Cruz, con sueldos que se pagaban de manera desdoblada sin fechas ciertas, con la obra social cortada por falta de pago a sus prestadores, con jubilados que habían ganado la calle con sus reclamos durante más de 100 días, con movilizaciones a diario por parte de gremios de todos los sectores, con cientos de días de clases perdidos por los paros docentes, el kirchnerismo salió a celebrar los 30 puntos de las PASO. Ningún referente del justicialismo pensaba en aquel momento que se hubiera podido lograr tal caudal. En la vereda de enfrente, la oposición se vanagloriaba de los 47 puntos que había capitalizado.

Seguir leyendo la opinión haga click AQUÍ