El peronismo impidió que el senador acusado de acoso fuera reelegido vicepresidente del Senado

El radical Juan Carlos Marino desistió de continuar como vicepresidente primero del Senado para evitar una reprimenda de la oposición por la denuncia de abuso sexual que le hizo una ex empleada suya en diciembre.

Como anticipo LPO, si bien el pampeano había logrado convencer al bloque radical de respaldarlo, las mujeres peronistas estaban dispuestas a resistir en el recinto y no tuvo más opción que dar un paso al costado para evitar un papelón.

Tanta fue su presión, que la UCR no logró cubrir su lugar durante la sesión preparatoria que se hizo por la tarde y lo dejó vacante, a la espera de una acuerdo interno.

“Voy a esperar un fallo judicial que, no dudo, demostrará mí inocencia. Pero mientras esto suceda, considero prudente declinar la postulación con la que me están honrando nuevamente”, escribió Marino en una carta que le giro a Gabriela Michetti a las 14, minutos antes que iniciara la reunión del bloque justicialista de Miguel Pichetto.

El rionegrino temía una rebelión justo cuando iban a proclamarlo por un nuevo año como jefe de bloque, pero consiguió frenarla a tiempo. Según supo LPO, Marino lo llamó para buscar una protección en el recinto, pero no obtuvo la respuesta que esperaba.

Fuente: LaPolíticaOnline.com