Los efectos de la pandemia y la cuarentena por el coronavirus dejarán una millonaria pérdida en el principal atractivo turístico de Río Negro.

La temporada turística de invierno 2019 en Bariloche tuvo en su epicentro un pico de 41 vuelos diarios en el aeropuerto local, niveles de ocupación hotelera que en algunas jornadas rozaron el 90% y un gasto promedio que alcanzó los 4.700 pesos diarios por visitante.

Esos datos revelan por sí solos el impacto de la actividad en la economía barilochense, que este año sentirá como nunca la parálisis del turismo provocado por la pandemia del coronavirus y por la cual esta ciudad sufrirá una caída de ingresos que se mide en miles de millones.

Desde el 20 de marzo y hasta hoy toda la hotelería permanece cerrada, lo mismo que el aeropuerto, y el impacto no fue mayor porque la cuarentena sanitaria afectó hasta ahora un período de baja temporada. Aun así Bariloche entre abril y mayo podría haber recibido 65.900 turistas, solo con repetir las cifras de 2019.

El volumen de las pérdidas se multiplicará en cifras de vértigo si la actual situación se prolonga durante todo el invierno. El año pasado el turismo dejó en la ciudad entre los meses de julio y septiembre 6.472 millones de pesos. Si se le aplica la inflación acumulada en los últimos 12 meses (al cierre de abril, 45,6%) hubiera sido realista esperar para este año ingresos por 9.384 millones de pesos.

Vea la nota completa: https://www.rionegro.com.ar/sin-turistas-bariloche-estima-perdidas-por-9-000-millones-de-pesos-1368214/