En la primera sesión extraordinaria de la Cámara de Diputados de la Nación pudo verse a las claras la relevancia de los interbloques Federal, presidido por Eduardo “Bali” Bucca; y Unidad Federal para el Desarrollo, encabezado por José Luis Ramón, a la hora de obtener el quorum mínimo para tratar la Ley madre de las políticas económicas y sociales que quiere implementar el gobierno de Alberto Fernández.
Con el ajustado número de 129 diputados presentes el oficialismo pudo empezar a tratar el proyecto de ley ómnibus, denominada como Ley de Solidaridad, después que el interbloques de Juntos por el Cambio, se levantará del recinto sin mostrar fisuras ni fugas. Este detalle no es menor, ya que desde el oficialismo se jugó mucho con la posibilidad de que los diputados de los Gobernadores no oficialistas pudieran no acatar la decisión del bloque y dar quorum, tal como lo hizo tantas veces los diputados de las provincias gobernadas por el peronismo durante los cuatro años de Macri. El propio Presidente se reunió con los Gobernadores no oficialistas y todo indicaba que ese acuerdo era posible, pero a la hora de dar quorum la realidad fue otra y todos los integrantes del interbloque opositor se levantaron después de asistir a la jura de los diputados que faltaban integrar la Cámara.
Si bien es la primera sesión de la Cámara de Diputados, ésta muestra un escenario de fuerte polaridad y en donde los minibloques federales van a jugar un rol determinante.

Diario Federal

Por Diario Federal

Recopilamos y editamos noticias producidas por cientos de medios digitales de todo el país, respetando siempre las fuentes y las autorías originales de esos medios. Ante cualquier consulta dirigirse a redaccion@diariofederal.com