El Comité de Emergencia decidió que la ciudad no permitirá el ingreso y egreso de personas sin residencia lo que afectará a miles turistas que regresan de Brasil con destino a otras provincias.

Mediante una resolución firmada por el intendente Claudio Filippa, la ciudad de Puerto Iguazú decidió que cerrará sus fronteras y no permitirá el ingreso o egreso de ciudadanos que no registren su domicilio legal dentro del municipio. La medida afectará directamente sobre los miles de turistas argentinos que desde la semana pasada comenzaron a ingresar desde Brasil con destino a sus lugares de residencia en otras provincias.

En la mañana de este martes, durante una reunión del Comité de Emergencia, se tomó la decisión de blindar la ciudad para prevenir el coronavirus. Incluso en la tarde la comuna instaló un retén en el ingreso a la ciudad y anticipó que hará lo propio desde la medianoche en el puente Trancredo Neves, que une al país con la ciudad brasilera de Foz.

El problema radica en que por la pandemia mundial, las líneas aéreas redujeron sus servicios y miles de turistas regresan desde todas partes del mundo a través del aeropuerto de San Pablo y desde ahí, son enviados hasta Foz para ingresar a la Argentina por Puerto Iguazú. A ellos se suman otra cantidad de personas que en medio de la pandemia mundial, decidieron viajar al vecino país en plan de vacaciones a pesar de las advertencias sobre el posible cierre de fronteras.

El viernes, cuando comenzó la cuarentena obligatoria decretada por el presidente Alberto Fernández, se suspendieron los vuelos de cabotaje y los servicios de transporte terrestre en todo el país para evitar el traslado masivo hacia los centros turísticos. Desde ese día, miles de turistas se encontraron varados en la Aduana argentina del puente y el gobierno de la provincia y el municipio, asistidos por fuerzas de seguridad nacionales, comenzaron a brindar asistencia e incluso gestionaron colectivos de empresas locales que trasladaron varados a Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Santa Fe, Corrientes y Chaco, entre otras.

Ahora, al cierre de la frontera, se suma que las empresas que hicieron traslados se quedaron sin choferes debido a que los que viajaron entre el viernes y el domingo, deben guardar cuarentena obligatoria al regresar a sus casas y otros conductores se niegan a trasladar a grupos de riesgo, publicó el portal El Independiente Iguazú, citando a un vocero de una de las firmas.

El Comité de Emergencia de Iguazú decidió blindar la ciudad para protegerse del coronavirus.

Turistas varados improvisaron un cantito de tribuna para reclamar micros que los trasladen (El Independiente Iguazú)