El hecho ocurrió hace dos semanas atrás, cuando la policía de tránsito, detuvo a un concejal oficialista de Iguazú quien conducía su automóvil, en estado de ebriedad en plena cuarentena, se resistió a la prueba de alcohol y provocó desmanes en la comisaria.

El concejal Ernesto B. regresaba de una cena cuando lo paran en un control para “oficiar de testigo”, del “operativo cerrojo de control Sanitario”, de la Policía de Misiones, quienes llevan adelante día tras día la lucha contra el COVID 19.

El edil se puso nervioso y mordió el cordón de la vereda, fue entonces que notaron su estado y lo llevaron “detenido”.

“Se resistió a la autoridad alegando que era concejal, igualmente fue sometido a la prueba de alcohol en sangre que dio positivo. Provocó desmanes en la comisaria, pagó la multa y quedó en libertad”, informaron.

http://www.lavozdecataratas.com/noticia_66226.html