Que los usuarios puedan acceder al abono social en cualquier kiosco de la ciudad y ahorrar un 40% en el transporte público. Ese es el objetivo del proyecto de ordenanza que presentó el concejal peronista Ernesto Nagle. El proyecto ingresó la semana pasada al Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán contó con el acompañado de otros nueve ediles del PJ afín a Casa de Gobierno y del espacio del intendente, Germán Alfaro.

A comienzos de diciembre, los concejales aprobaron la tercera suba del boleto del año, llevando el valor del viaje en las 14 líneas urbanas hasta $ 30. Sin embargo, a la hora de fijar el valor del abono social, se estableció cada viaje a $ 18,10, es decir, alrededor de un 40% más barato. Para comprar el abono, por 22, 44 u 88 viajes, se debe acudir a las oficinas de cada empresa, que en ocasiones coinciden con los galpones de sus terminales y pagar en efectivo, del 1 al 10 de cada mes.

“La idea es simplificar el trámite para que las personas que son usuarios frecuentes del colectivo puedan acceder a los abonos sociales sin ir por las empresas. A muchos se les hace difícil trasladarse por el tiempo o la distancia. La idea es que esté al alcance de la mano. En los mismos kioscos o drugstore donde se pueden comprar la tarjeta ciudadana y cargar el plástico, se podrán adquirir plásticos de cada línea y comprar el abono por 22, 44 u 88 viajes, sin importar la fecha del mes. Así, más gente podrá acceder al beneficio: los usuarios poco frecuentes pagarán $30, los trabajadores o jubilados que viajen mucho, podrán pagar cada viaje a $ 18,10”, explicó Nagle.

Vea la nota completa: https://www.lagaceta.com.ar/nota/829588/actualidad/proponen-plastico-para-abono-social-transporte-publico.html