La mala imagen de Macri preocupa a Cambiemos en la provincia de Buenos Aires

“Ya pasó la angustia, ahora prefiero concentrarme en trabajar para dar vuelta la elección”. Uno de los ministros más cercanos a María Eugenia Vidal define la situación política de la Provincia en primera persona: la angustia por la baja imagen del presidente Mauricio Macri que arrastra hacia abajo a la gobernadora bonaerense y, a la vez, la intención del oficialismo de reencantar a sus candidatos y añadirle épica a la campaña electoral.

“Arrancamos desde abajo otra vez, como en 2015”, concluyen en La Plata. En ese marco, por estos días tanto Macri como, principalmente, Vidal iniciaron una suerte de operativo para reflotar el ánimo de funcionarios, legisladores y dirigentes que observan que, dada la crisis económica, el triunfo se ve distante.

En el búnker del PRO y cerca del jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostienen que la imagen nacional del Presidente está en torno al 33% pero que ese número desciende al 25% en la Provincia. Por lo cual, el corte de boleta debería ser más grande que en los comicios de 2015, cuando Vidal sacó 425 mil votos más que Macri y llegó a un corte de 6,57%. Esa idea se desvanece en la mente de los asesores de la gobernadora: aseguran que en esta elección no habrá semejante corte de boleta.

En esa encrucijada se dirime el oficialismo, bajo el manto de un repunte económico que, fuera de los augurios tragicómicos del secretario de Hacienda, Miguel Braun, aún en la Provincia no se visualiza. Campaña. Por ello, la estrategia que diagrama el poderoso jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai, se concentra en los distritos grandes que hoy tiene en sus manos Cambiemos y también en intentar sumar esfuerzos en la primera y la tercera sección electoral, donde se concentra buena parte del electorado.

“Tenemos que motorizar el territorio, darle fuerza y ánimo, que todos se sientan orgullosos de poder contar todas las obras y avances que logramos estos tres años”, cuenta uno de los asesores más cercanos a Vidal. Y agrega que algo similar ocurrió en 2011 en la Ciudad: Macri venía muy golpeado por la causa de las escuchas ilegales, tanto en Comodoro Py como en la comisión investigadora, y el PRO logró reencantar a su propia militancia y al electorado.

En ese contexto, ayer en San Miguel del Monte, Vidal reunió a más de cien precandidatos de los “sin tierra”, donde no gobierna el oficialismo. Las charlas motivacionales son una constante en estos días para Macri y la gobernadora. Ocurrió el jueves con los intendentes bonaerenses en Olivos y se dará el primer viernes de abril cuando el Presidente reciba a los “sin tierra” también en la residencia de Olivos.

Fuente: Perfil.com