La principal embotelladora de Coca Cola, pidió un procedimiento preventivo de crisis por la caída de consumo

Frente a la caída fuerte del consumo en los últimos meses, la empresa mexicana Coca Cola-Femsa, la principal embotelladora de la gaseosa en el país, le pidió al Ministerio de Producción y Trabajo un procedimiento preventivo de crisis (PPC) para negociar, conjuntamente con el sindicato, cómo hacer frente a los aproximadamente 80 despidos que necesita realizar.

Este miércoles se realizó la primera reunión en la que los representantes expusieron la situación de la empresa y el viernes se realizará un nuevo encuentro para analizar el camino a seguir. La cartera laboral evaluará cuándo abrir el PPC y, a partir de ese momento, las partes tendrán 10 días para encontrar una solución. Según explicaron desde el Gobierno, normalmente se llega a un arreglo, que puede incluir desde suspensiones, retiros voluntarios, o acogerse a algún plan de ayuda oficial.

Si no llegara a ocurrir, la compañía podría echar a los trabajadores con el 50% de la indemnización, como prevé esta figura legal contemplada en la Ley de Empleo. Pero deberá someterse a futuros conflictos legales por parte de los despedidos, aclaran en Trabajo.

“Los representantes de Femsa expusieron la situación de la empresa. Puntualmente, enmarcaron dificultades en el funcionamiento de atención
en la bodega de la planta y en el turno de una de las líneas de
producto. Por parte de los gremios participó SUTIAGA, ya que los trabajadores involucrados se encuentran enmarcados bajo dicho
convenio”, detalló Trabajo.

El viernes se realizará un nuevo encuentro para analizar cuáles son las alternativas existentes y el camino a seguir.

En los últimos días, otras compañías  optaron por una estrategia similar. Fate, el fabricante de neumáticos, podría despedir hasta 400 empleados y Avianca Argentina, que asegura que tiene 80 pilotos para dos aviones, busca dejar de pagar cargas sociales y negociar retiros voluntarios.

Fuente: Infobae.com