En tiempos de aislamiento social, los argentinos buscan darse un gusto y relajar “en casa”; a la vez, asisten a catas virtuales. Hoy, bodegas como Familia Zuccardi, Santa Julia, Bianchi, Grupo Peñaflor (Trapiche, Finca Las Moras, El Esteco o Navarro Correas, entre otras) y Trivento admiten que están vendiendo lo mismo o un poco más de botellas que hace un año atrás, pese a la crisis y al cierre de los restaurantes, canal que suele concentrar entre el 10% y el 15% de las ventas totales, y al que ahora intentan ayudar para impulsar sus ventas “para llevar” o por delivery.
Sin la posibilidad de salir a pasear, reunirse con amigos o ir a comer a un restaurante, los argentinos apelaron al vino a la hora de darse algún gusto “en casa” durante el período de aislamiento social preventivo y obligatorio, iniciado el 20 de marzo pasado.
Desde entonces, creció el consumo de vino en el hogar de tal manera que, incluso, esas compras en supermercados, autoservicios, vinotecas o tiendas online compensaron las prácticamente nulas ventas en restaurantes, cerrados en este contexto para recibir comensales. El dato no es más que alentador para un sector que venía perdiendo consumo en los últimos años, hasta llegar el mínimo histórico en 2018, de apenas 18,7 litros por cápita.
Entre enero y mayo, los despachos al mercado interno (para todos los canales) de vinos en botella crecieron 7,6%, mientras que en tetra-brik se redujeron 4,5%, según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV). Esa alza verificada en las botellas se explica por las mayores ventas en supermercados, tiendas de cercanía o vinotecas, pero también en canales online de venta, tanto los de comercios tradicionales como los propios de las bodegas, que crecieron a muy altas tasas. De hecho, las ventas virtuales de bebidas con alcohol avanzaron 178% en unidades en mayo, con respecto a un año atrás, según datos de Scentia. Y en los primeros cinco meses acumulan un alza de 63,7%.
Nota completa en: https://www.elliberal.com.ar/noticia/535105/vino-le-gana-cuarentena-mas-consumo-hogares-compensa-baja-restaurantes