Carlos Salinas tenía 67 años y se contagió de coronavirus. Ahora su familia pelea para trasladar el cuerpo o sus cenizas, hasta su lugar de descanso.

Una familia sanjuanina vive un verdadero drama. Carlos Salinas tenía 67 años de edad y murió el pasado 12 de octubre en Neuquén, donde vivió los últimos años. Hasta allí viajó para residir por cuestiones laborales y para estar al lado de sus dos hermanos.

En San Juan quedaron su esposa e hijos quienes sufrieron intensamente en el último tiempo a partir de que le detectaran coronavirus, enfermedad que le desencadenó el peor final. Ahora su familia sufre el no poder traer el cuerpo a San Juan y tampoco las cenizas.

“Mi papá se fue hace 10 años, él era electricista. Económicamente le iba bien. Venía 4 veces al año y se quedaba un tiempo. La última vez que estuvo en San Juan fue hasta el 10 de marzo que se fue para allá y quedó varado en Neuquén sin poder volver. No se pudo venir porque allá estaba tramitando su jubilación, porque tenía domicilio en Neuquen y eso le jugó en contra”, explicó Cecilia Salinas, la hija, a Diario La Provincia SJ.

Cuando le salió la jubilación, hace 3 meses, ya no podía salir de Neuquén y luego se contagió Covid-19. “Ni siquiera pudo disfrutar esa jubilación”, aseguró la familia quien destacó que Carlos era un hombre sano, no fumaba y tampoco tenía una enfermedad pre-existente, sólo hipertensión que lo tenía controlado.

Vea la nota completa: https://www.diariolaprovinciasj.com/sociedad/2020/10/19/el-drama-de-una-sanjuanina-su-padre-murio-en-neuquen-de-coronavirus-no-puede-traer-el-cuerpo-141078.html