María trabaja en el hospital del centro Neuquén y el pasado miércoles 26 volvía a su casa después de una extensa jornada laboral, donde la pandemia no da tregua y el pico de contagios se hace sentir con fuerza en esa provincia.

La joven aguardaba que el semáforo le diera paso sobre una calle, al momento que la señal dio verde para el cruce de peatones, se topó con un automovilista que obstruía el camino sobre la línea peatonal, ante esta situación, María le reclama por impedirle avanzar, el conductor bajo la ventanilla y comenzó a agredirla verbalmente.

En diálogo con el sitio Mejor Informado, la joven contó el mal momento que vivió: “El hombre estaba hablando por celular, le hice un gesto de que estaba tapando la senda e inmediatamente bajó la ventanilla del auto y me dijo: ́”Mové el culo, mamita, no te dan las piernitas. En ese momento me quedé callada y el tipo siguió con su agresión diciendo: muy bien agachá la cabeza como debe ser”.

Las palabras le habían generado furia y el conductor siguió ofendiéndola. En ese sentido, María manifestó indignada: “No me aguanté más, estaba cansada, horas laburando para bancarme que me trate así un tipo que ni me conoce”, justificó, su reacción de una manera impensada ante esa agresión verbal. Agarró una piedra que había en la calle y le reventó el parabrisas.

Enojado de la bronca, el hombre se bajó del vehículo y encaró hacia donde se encontraba María. “Pensé que me iba a trompear, pero lo sorprendí porque le di un papel con mi número de teléfono y le dije: Si me llamas y me pedís disculpas sinceramente, yo te pago el arreglo del auto”.

Ante esta respuesta el hombre decidió dar por terminada la discusión y se subió a su auto y continúo su camino.

LVM