Un reconocido economista narró el mal momento que le tocó vivir durante un control de la policía cuando intentaba regresar a su vivienda en Cipolletti. Un policía le recriminó que podía hacer el tratamiento en su  casa.

El economista Pablo Ala Rué vivió una mala experiencia ayer durante un control de la cuarentena por coronavirus en Neuquén y la contó en sus redes sociales: el policía que le pidió los datos no le creyó que regresaba de su tratamiento de diálisis. El relato tuvo un gran impacto y, aseguró, hasta el gobernador Omar Gutiérrez lo llamó para saber qué pasó.

“Bueno, llego a mi casa, angustiado, casi llorando. Un señor mayor, de 57 pirulos”. Así inició su relato Ala Rué sobre lo que le ocurrió ayer, sobre la calle Primeros Pobladores, cuando regresaba a su casa en Cipolletti. Contó que entregó toda su documentación y la del auto, pero la respuesta que recibió fue inesperada: “él decía que sabía muy bien lo que era la diálisis y que yo me la podía hacer en casa o en Cipolletti”.

El economista le explicó que no era así y que debía continuar el tratamiento en el centro médico que ya lo viene realizando. Nuevamente, la respuesta fue aun más inesperada: dijo que el agente lo anotó en una lista porque si volvía a verlo, lo detendría. “Le dije que me llevara detenido hoy, porque iba a pasar todos los lunes, miércoles y viernes a la misma hora, pero no quiso”, explicó Ala Rué.

Vea la nota completa: https://www.rionegro.com.ar/pensaron-que-rompia-la-cuarentena-pero-volvia-de-dialisis-y-la-paso-mal-1298472/