Ramos Padilla retiene causa contra D’Alessio y Stornelli por espionaje

“Provisoriamente” es la palabra clave que utilizó la Cámara Federal de Mar del Plata para ratificar que -por ahora- la causa que investiga una asociación ilícita dedicada al espionaje ilegal con diversas ramificaciones y ligazón paraestatal quedará a cargo del juzgado federal de Dolores. En los papeles (y al menos a corto plazo) significa un respaldo concreto a Alejo Ramos Padilla, pero no implica una “carta blanca”, sino más bien todo lo contrario.

Condiciona el futuro de la investigación y deja la próxima jugada del lado del juez, planteándole incógnitas a despejar que serán determinantes para saber si esa causa cambiará de juzgado. Entre esas instrucciones “envenenadas” está la de definir de manera rápida el objeto procesal y en qué “lugar” se habría conformado o “nacido” la organización criminal ligada al falso abogado Marcelo D’Alessio. De eso, y de la vinculación o no que tenga con las maniobras la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), dependerá que el expediente quede radicado en Dolores o pase a Comodoro Py.

La Cámara estableció otro precedente que debería inquietar a quienes depositan en Ramos Padilla las expectativas de un avance definitivo sobre un sistema de espionaje ilegal: indicó que será el juez mismo quien defina qué es lo que investiga, prevaleciendo la regla de territorialidad por sobre la que se aplicó en el fallo de ayer de manera “provisoria”, referida a que el magistrado que primero intervino para detectar la acción delictiva sea el que mantenga bajo su mando la investigación.

Un tecnicismo no menor, si se atiende que, de encontrar un lazo concreto con la AFI, Ramos Padilla perderá el expediente. Algo que podría ocurrir igualmente si debe establecer dónde nació la asociación ilícita que les imputa a los acusados, más allá de que parte de la extorsión a Pedro Etchebest se perfeccionó en Pinamar, jurisdicción de Dolores. Además, le advirtió al magistrado que la discusión por la competencia podría ser reeditada en cualquier estado del proceso “y aún de oficio”, lo que significa que su permanencia al frente del expediente estará siempre bajo la lupa. A fines de abril, Ámbito Financiero había adelantado que desde la política y sectores del Poder Judicial había bajado la instrucción de que se “cuidara la investigación” pero que, a la vez, el caso no se convirtiera en un “Watergate” para la administración de Mauricio Macri. Coincidió con los mensajes informales que se cruzaron entre Capital Federal y Mar del Plata en los últimos días, que se cristalizaron en el fallo difundido ayer.

Fuente: Ámbito.com