El domingo en Río Negro se producirá la segunda escala provincial de las elecciones generales 2019, en un escenario que en la previa estuvo marcado por la judicialización de la candidatura del actual gobernador Alberto Wertilneck (inhabilitada finalmente por la Corte Suprema), y donde ahora la disputa está centrada entre el oficialismo, representado por Arabela Carreras, y el FpV, con Martín Soria a la cabeza.

Cambiemos, que lleva a Lorena Matzen como líder de la fórmula, tendrá en la contienda un papel menor en lo numérico, aunque -como en los comicios de Neuquén del 10 de marzo- el papel de la Casa Rosada podrá ser clave respecto de sus estrategias de apoyo.

Unos 550 mil rionegrinos están habilitados para votar a una de las siete listas que presentan aspiraciones para gobernar la provincia en un clima que se presume veraniego, con sol y 30 grados. Por lo menos en el Alto Valle, que ya palpita las elecciones. Cipolletti, fortaleza de Weretilneck -figura del oficialismo aún desde un lugar satelital- y General Roca, pagos que gestiona Soria, están a 40 kilómetros de distancia en la región frutícola de la provincia. Es en esa línea donde se concentra la tensión. Allen, capital de la pera, se encuentra a mitad de camino y allí, en su pueblo, esperará resultados la diputada nacional Matzen.

Fuente: Ámbito.com