El contagio comunitario de la enfermedad del coronavirus llevó a que jubilados o pensionados con posible contagio peregrinen por las únicas tres clínicas para afiliados del PAMI en la capital salteña (Sanatorio Modelo, Cruz Azul y el hospital Militar) y terminen por no ser atendidos. En el interior provincial hay aún menos chances.
Desesperación, indignación, angustia. Las palabras quedan cortas para lo que puede padecer un paciente del PAMI con COVID-19 en Salta. Fuentes jerárquicas de la obra social de los jubilados y de las clínicas privadas que atienden a afiliados de esa institución nacional confirmaron en off a El Tribuno que ya hubo casos en esta provincia en los que tuvieron que rechazar a personas de los sanatorios por no tener lugar para atenderlos.
Un ejemplo es el que sucedió este fin de semana con una paciente de la obra social nacional que tenía designada la atención en el hospital Militar (ubicado en la avenida Arenales) y tuvo que ser derivada para su internación al San Bernardo. Su cuadro era compatible con la COVID-19 aunque se descartó, por suerte, en el nosocomio público, según relataron familiares a este diario, quienes alertaron por la precariedad en la atención sanitaria.
“No se está tomando ninguna acción en el PAMI de Salta con respecto a los afiliados con coronavirus. Desde la administración se escudan en que son problemas de Salud Pública”, afirmó un administrativo de la obra social en estricta reserva de su identidad.
Nota completa en: https://www.eltribuno.com/salta/nota/2020-9-6-0-0-0-desesperante-situacion-de-los-afiliados-del-pami-en-salta