El servicio de transporte público por colectivos atraviesa un círculo vicioso del que será muy complicado salir: en medio de un contexto inflacionario y recesivo, aumentan los costos de explotación; suben las tarifas, pero no al ritmo necesario; cae la demanda y baja la recaudación. Y los pasajeros lo sienten porque desde hace unos meses padecen largas esperas en las paradas, publicó El Litoral.

La novedad ahora es que, finalmente, el gobierno nacional comenzó a auxiliar a la ciudad de Santa Fe, girando recursos comprometidos del Fondo Compensador para las ciudades que tienen beneficios a través de Sube: unos 126 millones de pesos al año, que se suman al aporte que viene haciendo la Provincia desde principios de año ($ 17,8 millones para Santa Fe, Rincón y Recreo), cuando Nación quitó los subsidios. El intendente José Corral firmó, ayer, el convenio con el ministro de Transporte de Nación, Guillermo Dietrich, y las empresas ya recibieron los fondos retroactivos correspondientes a los meses de enero y febrero.

A pesar de esto, los empresarios están muy preocupados por una situación que califican como “insostenible”. Roberto Albisu, gerente de Ersa Urbano (a cargo de las líneas 1, 3, 9, 15 y 20) fue categórico: “Estamos en medio de una gran incertidumbre porque tenemos un serio problema: con una inflación permanente y constante, con una tarifa fija, y con un incremento de los insumos es insostenible mantener el sistema. Además, no hay una política clara de cómo se va a sostener el transporte hacia el futuro, esto provoca caída de inversión, retroceso en el procedimiento de selección de personal, que no se renueve el parque de unidades ni de personal, nada de capacitación y cero mantenimiento de coches porque no alcanzan los costos”.

Vea la nota completa: https://www.ellitoral.com/index.php/id_um/193229-el-municipio-ya-transfiere-subsidios-al-transporte-pero-la-situacion-es-critica-la-mirada-del-sector-empresario-area-metropolitana.html