Una inversión de U$S 8,5 millones; 4.000 chalecos antibalas; 4.000 pistolas 9 milímetros; 100 escopetas; 50 fusiles de asalto; 20 lanzagranadas; y 700 vigías que se capacitarán para convertirse en policías municipales. Esas son algunas de las medidas anunciadas por el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, para intentar cambiar la dura situación de inseguridad que se vive en la provincia.

“Son ellos o nosotros. Son nuestras familias, tenemos que cuidarlas, no las podemos dejar indefensas ante el delito”, expresó Manzur, en un encendido discurso, publicó La Gaceta.

El Teatro Mercedes Sosa se transformó ayer en un enorme destacamento policial: dos docenas de patrulleros se apostaron en las puertas de acceso y cerca de un millar de efectivos policiales ocuparon las cientos butacas del anfiteatro. En el escenario, la plana mayor de la Policía y las autoridades del Ministerio de Seguridad acompañaron al mandatario a su vice, Osvaldo Jaldo, mientras descargaban los anuncios para tratar de extirpar el quiste que alarma a los tucumanos: la inseguridad.