La región NEA aportó el 30% de las 23 mil personas movilizadas por la guerra de Malvinas, y el 20% de los caídos en combate, soldados muy jóvenes que, en su mayoría, antes ni siquiera habían salidos de sus pueblos.  En el marco del 2 de abril, Día del Veterano y de los Caídos en la guerra de Malvinas, el Doctor en Ciencias Sociales, Daniel Chao, del Instituto de Investigaciones Geohistóricas  (UNNE-Conicet), se refirió al conflicto, el cual estuvo dominado por “la improvisación   y desprotección”. “Malvinas debe ser un llamado al nunca más a las guerras”, sostiene el profesional en una nota publicada por La República.

De golpe, sin haber salido nunca de sus pueblos o a lo sumo conocer pueblos aledaños, muchos soldados de la región nordeste se encontraron subidos a un avión, o a un barco, y en una geografía totalmente distinta, sin entrenamiento, con grados de planificación cero.

Ello, ese “cóctel” de improvisación, juventud y no tener dimensión del lugar a donde iban, impactó en el territorio de combate pero también en el después de la guerra, en el regreso, en el recuerdo.

Así grafica lo que ocurrió en Malvinas el Doctor Chao, investigador del Instituto de Investigaciones Geohistóricas “IIGHI” (UNNE-Conicet) y docente de la carrera de Comunicación Social de la Facultad de Humanidades de la UNNE, quien hace diez años estudia sobre el conflicto bélico. En especial refiere al significado de la guerra para la región Nordeste.

Vea la nota completa: http://diariolarepublica.com.ar/notix/noticia/11959/una-guerra-improvisada-entre-las-razones-de-tantos-soldados-del-nea-en-malvinas.html